Un diagnóstico para construir capacidades en la población salvadoreña

En días pasados, el Sistema de Asesoría y Capacitación para el Desarrollo Local (SACDEL) y la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD), socios de ICCO en El Salvador para el programa Construyendo protección para el empoderamiento de las personas (BPEP, por sus siglas en inglés), presentaron un diagnóstico sobre desarrollo económico local en el municipio de Suchitoto. El objetivo fue buscar alianzas institucionales para responder a las necesidades de la población de cara a la implementación del programa.

Amplia participación ciudadana
Patricia Silva, coordinadora técnica de BPEP por parte de SACDEL-FESPAD, explica que este diagnóstico se presentó a actores locales como docentes y directores y directoras de centros de educación básica media de cara a fortalecer a la población en temas de capacitaciones y formaciones. También se invitó a la Policía Nacional Civil para incidir en el fortalecimiento de los Comités de Seguridad y Prevención de la Violencia.

En la presentación también participaron instituciones privadas y ONGs que trabajan en temas de Salud, Desarrollo Social, Educación y Producción. “En Suchitoto vemos una gran oportunidad al trabajar directamente con la población porque es un municipio con una tradición de mucha organización social”, explica Patricia. “Durante el primer año nos hemos centrado en que este diagnóstico profundice en temas de desarrollo económico local, participación ciudadana, desarrollo social, seguridad ciudadana, prevención de violencia y convivencia social.” De acuerdo a la Coordinadora, no se puede incidir de una manera participativa y organizada si no se tiene un buen diagnóstico y un buen plan con el cual la gente se comprometa e involucre.

Elaboración de un plan integral
Después de presentar este diagnóstico que recoge las prioridades planteadas por la población, se elaborará un plan de acción que construya espacios de participación, capacitación y formación en temas de información vocacional, emprendedurismo y cooperativismo, experiencias para la vida, sexualidad, autoestima, identificación de ciclos de violencia desde la perspectiva de género, trabajo con jóvenes desde nuevas metodologías y trabajo de pares.

“Queremos incidir también en mesas de trabajo a nivel municipal, nacional e institucional en temas de seguridad y prevención de violencia de género, juventud y medio ambiente. Esto va a ser uno de los temas más fuertes del programa porque hay que dejar instaladas una cantidad de habilidades en las personas”, concluyó Patricia.