"Qué nuestras voces sean escuchadas"

“Hay una necesidad de tener un control efectivo de los territorios para lograr una administración eficiente y de trabajar en las políticas públicas que no están alineadas en reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas”, señaló Guillermina Torres, del Comité Consultivo Forestal y Ambiental de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) de Nicaragua al compartir la experiencia sobre forestería Comunitaria en la RAAN y los Gobiernos Indígenas Territoriales.

Estas reflexiones fueron parte de las temáticas abordadas en el Pre-Congreso Forestal Comunitario, organizado por la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques con el apoyo de ICCO, el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible, el Programa Salvadoreño de Investigación sobre Desarrollo y Medio Ambiente, Rainforest Alliance, Ford Foundation, la Red Iberoamericana de Bosques Modelo, entre otros.

Este Pre-Congreso tuvo como objetivo identificar agendas y puntos comunes de diálogo entre las organizaciones forestales comunitarias de Mesoamérica, Administraciones Forestales del Estado y Cooperación Internacional, con la intención de fortalecer la forestería comunitaria en la región, intercambiar experiencias en materia de gobernanza forestal a nivel territorial y explorar las posibilidades de elaborar una estrategia compartida de incidencia política.



Norvin Goff, presidente de MASTA, destacó los logros alcanzados en la Moskitia hondureña como la concesión de títulos sobre la propiedad de la tierra que el Gobierno otorgó a cinco grupos indígenas. “El reconocimiento de nuestros territorios con la entrega de títulos es un paso importante y es una experiencia que debería ser implementada en los otros países centroamericanos”, agregó.

El Dr. David Kaimowitz, Director de Desarrollo Sostenible de la Fundación Ford, se lleva una opinión favorable del Pre-Congreso porque es un reflejo del nivel organizativo que se tiene en temas de Gobernanza y manejo de bosques y territorios. “En la práctica las poblaciones indígenas están haciendo un manejo comunitario de los territorios porque plantean su gestión con un enfoque de territorio y no de bosques”, reflexionó Kaimowitz.

Victoria Flores, de la Federación de Productores Agroforestales de Honduras considera que fue una experiencia exitosa porque conocieron la manera en se trabaja en otros pueblos. “Cómo Alianza tenemos que sentirnos satisfechos del Pre-Congreso porque está generando impacto en los territorios”, concluyó Flores.

Para ICCO, el Pre-Congreso ha dejado en evidencia que la Alianza Mesoamericana a nivel político ha venido haciendo un trabajo de incidencia en las agendas de los Gobiernos para obtener logros relevantes como el proceso de titulación en la Mosquitia de Honduras. “Se visibilizó claramente su agenda política en el fortalecimiento de los derechos territoriales indígenas y alrededor de la promoción del manejo forestal comunitario para mitigar los efectos del cambio climático”, aseguró Peter Denolf, de ICCO.