"Ustedes tendrán que pensar en grande, hoy se está haciendo historia"

Por Mariecke van der Glas, Directora Regional

Visita de ICCO a MASTA en Honduras. 12 de agosto de 2013

"Si porta un arma, por favor llévela debajo de su ropa. Si quiere disparar, hágalo afuera de las instalaciones del hotel, ya que puede asustar a los otros huéspedes". Las reglas de este pequeño hotel son bastante claras. ¡Bienvenidos a La Mosquitia! Una zona peligrosa donde el tráfico de drogas y la violencia lo convierten en un lugar difícil para trabajar.

Después de un viaje de tres horas desde Puerto Lempira por caminos destrozados, llegamos a Tipi, una de las muchas comunidades miskitas en los 13 Territorios Indígenas de la Mosquitia Hondureña. Acompañamos a nuestros anfitriones, el director y los miembros de la junta de MASTA (Unión de la Mosquitia), en su visita para llevar buenas noticias a la comunidad. El territorio en el que viven será su propiedad legal en cuestión de días.

Devolviendo la tierra

MASTA ha liderado el proceso generando este hecho notable después de una lucha de más de 36 años, los últimos de ellos con el apoyo de ICCO y la Alianza Clima y Uso de la Tierra (CLUA). Su agenda fue recientemente tomada en serio por el gobierno de Honduras y ahora se está avanzando rápido: territorio tras territorio está siendo mapeado, registrado y titulado a nombre del Gobierno Territorial Indígena. A la fecha, dos territorios han sido asignados oficialmente a las comunidades indígenas y cinco más serán entregados muy pronto. Todos ellos recibirán un título comunal. Las garantías de propiedad dicen que la tierra no puede ser vendida, embargada o usada como prenda, asegurando la pertenencia para la comunidad. Las reglas para su uso serán determinadas por los habitantes y regidas por su propio gobierno indígena.

Pensando en grande

El director de MASTA, Norvin Goff, habla de la importancia del momento: “Hoy se está haciendo historia, por fin la población miskita puede gobernar su propia tierra”. Los habitantes deberán hacer planes de desarrollo y decidir cómo utilizar los recursos naturales que les pertenecen. “Ustedes tendrán que pensar en grande”, dice Norvin, “y hacer planes para todo lo que le pertenece a nuestra gente, a nuestros hijos y a los que no han nacido aún”.

¿Fuente de conflicto?

Una de los grandes problemas que se plantean en la agenda indígena es la exploración de yacimientos de petróleo que supuestamente se encuentran en la Mosquitia. La ley establece el derecho a la tierra y lo que hay en ella, pero no a lo que está por debajo de la superficie. Como hay mucho en juego, este se convertirá en la próxima fuente de conflictos en la zona. MASTA aún está definiendo su política sobre este asunto, pero están convencidos de una cosa: los habitantes de la zona deben tener acceso a los beneficios derivados del petróleo, y no sólo sufrir las consecuencias (como la contaminación) como suele ser el caso. Por lo tanto, la lucha no ha terminado. MASTA seguirá necesitando nuestro apoyo para reforzar sus respuestas a estos eventos con el perfil suficiente para la incidencia política.