Líderes religiosos y guardianes forestales unidos por la defensa de los bosques

Líderes cristianos, musulmanes, judíos, hindúes, budistas y taoístas se unen guardianes forestales indígenas para lanzar un esfuerzo global que acabe con la deforestación. La iniciativa Interfaith Rainforest, buscar combatir las amenazas a los bosques en peligro en África, el Sudeste Asiático y América Latina.

Oslo, Noruega, 19 de Junio---Líderes religiosos e indígenas de todos los rincones del mundo lanzaron hoy una iniciativa sin precedentes que esperan traerá la atención moral y el compromiso espiritual para apoyar los esfuerzos mundiales contra la deforestación, por la protección de los bosques tropicales (fundamentales para la vida humana) y la reducción de las emisiones que alimentan el cambio climático. 

Es la primera vez que líderes religiosos de un amplio espectro de creencias trabajarán mano a mano con Pueblos Indígenas, los principales guardianes de las selvas tropicales del mundo, para invocar y activar a miles de millones de personas de fe por la defensa de las selvas tropicales. En esta iniciativa participa la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques (AMPB) - plataforma política que aglutina a organizaciones y gobiernos territoriales indígenas- que trabaja con ICCO Cooperación en América Latina. 

Las selvas tropicales en Sudamérica, África subsahariana y Asia están cayendo rápidamente debido a una serie de fuerzas, incluidas las plantaciones de aceite de palma, el ganado, la soja y las operaciones rapaces de explotación minera, a menudo ilegales. Cada año, las pérdidas en términos de extensión territorial ascienden a un área del tamaño de Austria.

"La historia de la creación en el libro de Génesis nos dice de los árboles que son hermosos de contemplar y una fuente de sustento. Las selvas tropicales son fundamentales para la vida en la tierra, abasteciendo las necesidades de la gente, promoviendo la biodiversidad y protegiendo el clima ", dijo el secretario general del Consejo Mundial de Iglesias (COE), Dr. Olav Fykse Tveit. "Hoy en día, cuando las selvas tropicales están amenazadas por la deforestación impulsada por una economía miope y orientada a los beneficios, debemos utilizar el conocimiento de lo que es bueno y nuestra acción basada en la fe para proteger y cuidar las selvas tropicales y por lo tanto la tierra y toda la vida".

Con su capacidad para almacenar miles de millones de toneladas de carbono, la preservación de los bosques tropicales es fundamental para detener el cambio climático. Muchos expertos en clima señalan que los bosques son el único método probado para capturar y almacenar grandes cantidades de carbono. Por lo tanto, evitar su destrucción podría mantener las emisiones de carbono en los niveles más bajos posibles, y dar tiempo para que el mundo transite a un futuro de energía sostenible, y también desempeñar un papel indispensable para alcanzar la neutralidad global de carbono en la segunda mitad de este siglo.

Los bosques lluviosos tropicales también proporcionan alimentos, agua e ingresos a 1.600 millones de personas. Contienen la mayor parte de la biodiversidad terrestre del planeta y ayudan a regular la lluvia y la temperatura a nivel global, regional y local.

Establecen Plan de Acción 

Líderes religiosos e indígenas de 21 países tendrán conversaciones con defensores de bosques, climatólogos y expertos en derechos humanos en Oslo, del 19 al 21 de junio, para desarrollar metas y acciones, y establecer hitos para marcar su progreso. Esperan seguir con un plan de acción y una cumbre inter-religiosa mundial de la selva tropical en 2018. 

El grupo fue convocado por la Iniciativa Internacional sobre el Clima y el Bosque (NICFI) de Noruega, Rainforest Foundation Norway (RFN) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en cooperación con el Foro sobre Religión y Ecología de la Universidad de Yale, Green Faith, Las Religiones del Mundo, Religiones por la Paz, la Red REIL y el CMI. 

"Nuestra meta es trabajar en concierto con líderes espirituales e indígenas reunidos aquí.  Es definir un plan de acción compartido para crear un movimiento popular para expandir la voluntad política y la acción sobre el terreno para proteger las selvas tropicales", dijo el Obispo Emérito Gunnar Stålsett, Presidente honorario de Religiones por la Paz. 

"El alcance de esta iniciativa es global. Pero también estamos poniendo especial énfasis en líderes, redes e instituciones religiosas e indígenas en países con los bosques pluviales tropicales más significativos.” 

La iniciativa está vinculada a una oleada de acciones de base a lo largo de los últimos años en las que los temas ambientales, climáticos y de derechos indígenas se están adoptando como imperativos espirituales acordes a múltiples creencias y tradiciones. Otros líderes de organizaciones evangélicas, cristianas y musulmanas, y el arzobispo de Canterbury, han subrayado la responsabilidad humana compartida de proteger el planeta. 

Prestar un liderazgo crucial y el impulso indispensable a estos esfuerzos fue la carta oficial o "encíclica" emitida en 2015 por el Papa Francisco que llamó a todos los pueblos del mundo a tomar medidas rápidas, para llevar "a toda la familia humana a proteger nuestro hogar común." 

También señaló el vínculo inquebrantable entre los Pueblos Indígenas y el medio ambiente: "Para ellos, la tierra no es una mercancía, sino un don de Dios y de sus antepasados que descansan allí, un espacio sagrado con el que necesitan interactuar si quieren mantener su identidad y sus valores."

"Las selvas tropicales del mundo son un impresionante ejemplo de la belleza que sustenta la vida del planeta, son espectaculares, vitales para la vida y en grave riesgo", dijo la Rev. Fletcher Harper, Directora ejecutiva de Green Faith. Este es un primer paso adelante para las comunidades de fe, quienes deben unirse a los Primeros Pueblos y comprometerse con la salud y restauración de los bosques lluviosos".

El Rev. Henrik Grape, coordinador del Grupo de Trabajo del CMI sobre Cambio Climático, expresó:
"aprendiendo de las actividades ecuménicas e interreligiosas sobre el cambio climático, la acción para proteger las selvas tropicales podría ganar mucho. En realidad, el cambio climático y la protección de los bosques tropicales están muy estrechamente relacionados, por lo que esta es una manera natural de ir más allá en nuestra peregrinación común por la justicia y la paz. Paz con la tierra. Y la espiritualidad y el entendimiento de los Pueblos Indígenas son indispensables para un futuro más sostenible".

Citando los beneficios espirituales, ambientales, sociales y económicos que proporcionan las selvas tropicales del mundo, los socios de la iniciativa multi-religiosa enfatizan la responsabilidad ética y moral compartida de la humanidad de protegerlos. Se comprometen a tomar medidas concretas y colectivas para proteger, restaurar y gestionar de manera sostenible esos bosques. Las comunidades religiosas y espirituales del mundo han protegido desde hace mucho tiempo los bosques, desde los Ashaninka de la selva tropical en Perú y Brasil hasta los monjes budistas que ordenan árboles en Tailandia

Tomado de World Council of Churches