Un sueño que conquista el mercado: Kiej de los Bosques

Negocios incluyentes. Así denomina el equipo de Kiej de los Bosques su modelo de negocios que viene impulsando desde hace algunos años. La iniciativa tiene sus raíces en 17 pequeñas comunidades rurales de Guatemala. Su producto, las colleciones de pulseras y braceletes de la marca Wakami, esta ganando terreno a nivel internacional. La idea fundamental detrás de este modelo es que todos ganan. Desde las mujeres productoras hasta el último eslabón de la cadena, el comprador del producto final.

Por: Okke Bouwman

Kiej de los Bosques es un socio de ICCO & Kerk in Actie, quien le sigue apoyando en la realización de su sueño, que es unir mundos: el poder de los sueños con la fuerza del mercado. El objetivo final es tener un impacto positivo en las comunidades rurales de Guatemala Y de paso, diseñar un producto original y bonito.


El grupo de Pastores

Doña Fidelina Yol Pocon es madre soltera de dos niños de seis y once anos. Tambien es miembro del grupo de mujeres de Pastores, uno de los grupos que producen las pulseras y braceletes de Kiej de los Bosques. Son productos con un diseño profesional y llamativo que se venden en 14 paises diferentes, cada vez con mas éxito. Doña Fidelina tiene 2 años de estar colaborando con el grupo de Pastores, una pequena comunidad a una hora de la capital de Guatemala. El trabajo le ha permitido mejorar poco a poco la situación de sus hijos y la familia. ´Con el dinero que gano a traves de Kiej de los Bosques compro comida y vitaminas para mis hijos. Tambien he ido amoblando la casa de mis padres donde vivimos con la familia. Mis papas estan enfermos y no pueden trabajar mucho, pero me ayudan con los trabajos. He abierto una cuenta de ahorros, pensando en la educacion de mis hijos. El mayor quiere ir a la universidad, el otro quiere ser maestro.´

Doña Matilda Garcia Juarez es la lider del grupo de Pastores. Matilda, quien es madre de tres hijos, provee para su familia, ya que su esposo padece de una enfermedad que no le permite trabajar. Matilda narra como llegó Queta Rodriguez de Kiej de los Bosques hace 7 años con una idea, un sueño mas bien. ´Nos propusieron trabajar con ellos produciendo muñecas que luego ellos venderían en el mercado internacional. En aquella epoca ganamos 5 euros extra al mes. Luego aprendimos a hacer las pulseras, y desde entonces nos va mejor´.


         


En los primeros meses de 2012, las mujeres ya vendieron más que durante el mismo periodo el año pasado. Esperan duplicar las ventas del 2011 este año. Las pulseras son hechas a mano y tienen que pasar por un proceso de control de calidad. Doña Fidelina recuerda las primeras 3 semanas cuando estuvo aprendiendo con Matilda. ´Ella me pedía hacer unas 10 pulseras y luego rechazaba la mitad. Pero insisti y poco a poco fui aprendiendo. Ahora ya sé hacer las ocho diseños que producimos dentro del grupo’. Matilda afirma que el proceso de aprendizaje no es facil. ´pero lo mas importante es que las mujeres tengan las ganas de trabajar, lo demas se aprende´.


Impacto social

El impacto de la iniciativa de Kiej de los Bosques no solo es a nivel economico, sino tambien a nivel social. Las mujeres estan rompiendo paradigmas en las zonas rurales de Guatemala, en cuanto a la posicion de la mujer y el machismo que prevalece en la cultura local. Tradicionalmente, las mujeres rurales llevan el cuidado de la familia, la casa y a menudo trabajan en el campo. Lo que no hacen es fundar empresas productivas y viajar a la ciudad para entregar sus mercancias. Este cambio ha sido dificil de aceptar, en primera instancia para las mujeres pero sobre todo para sus esposos. La mayoria de las mujeres tuvo que pedir permiso a su esposo para poder unirse al grupo de Kiej. En algunos casos, no se les daba permiso. En otros casos, se les permitia trabajar pero no viajar a la ciudad para entregar la mercancia. Josefina Quinac, otra mujer del grupo, nos cuenta que tuvo que insistir mucho con su marido. ´El dinero no alcanzaba, y yo volví a insistir. Mi esposo ahora me ayuda y ya no me regaña. Hemos podido construir una casa de bloc y mis cuatro hijos van a la escuela.´ Estos problemas son parte de la realidad y es necesario enfrentarlos para poder lograr un cambio. Otro efecto positivo esta relacionado con la educacion. Las mujeres, al preguntarles cual es su prioridad para su familia, responden en coro: la educacion de mis hijos. Doña Josefina no deja duda al respecto: ´el trabajo es importante, pero hay que estudiar. A veces a la gente no estudiada se les humilia, yo lo he vivido´.



¿Como trabaja Kiej de los Bosques?

El equipo soñador detrás de Kiej de los Bosques y la marca Wakami es encabezado por Maria Pacheco, Queta Rodriguez y Ligia Chinchilla. Kiej significa ´venado´en Kaqchikel, uno de los idiomas maya más importantes en Guatemala. Wakami se deja traducir como ´Ya es´. Ellas nos comparten la metodologia de Kiej de los Bosques y la filosofia detrás de la organización.

El primer requisito es aumentar los ingresos de las mujeres y a traves de ellas, mejorar la situación de las familias en educacion, salud, alimentación y ahorros. Varios estudios comprueban que las mujeres son administradoras responsables y que una inversion en ellas significa una inversion indirecta en sus familias. Para poder formar a las mujeres, Kiej trabaja con facilitadores locales que acompañan a los grupos de mujeres desde un inicio. Ellos llegan a las comunidades y valoran las capacidades y la experiencia ya existente en el seno del grupo por medio de un cuestionario. Si el grupo demuestra suficiente potencialidad en los resultados de la encuesta, empieza el proceso de incubacion de empresa. La incubacion tiene una duracion promedia de dos años, lo cual deja entrever la inversion en tiempo, esfuerzo y compromiso por parte de los involucrados. Pero, como el ingreso economico es fundamental para las mujeres, ellas ya empiezan a ganar su primer cheque a partir de tres meses.

Como parte de las actividades, Kiej de los Bosques tambien inició con el proyecto Wakami Villages, que busca mejorar de forma muy concreta las condiciones de vida de las mujeres y sus familias. Las mujeres tienen la posibilidad de reinvertir sus ganancias con Kiej en inversiones estrategicas para la salud, educación y el desarrollo de la familia. Entre otras cosas, Wakami villages promueve el acceso a estufas limpias para los hogares, paneles solares y huertos organicos.















Maria cuenta que el apoyo de ICCO ha sido clave en diferentes momentos. ´ICCO nos ha apoyado desde un principio en el desarrollo de la cadena de valor. Por ejemplo con el desarrollo de un manual de incubación, que nos permite formar las empresas rurales. ICCO ha soñado a la par de nosotros y ha hecho posible llegar hasta donde estamos hoy.


Espiritualidad y empresarialidad: Una formula poderosa.

Es imposible sentarse con el equipo de Kiej de los Bosques y no percibir el entusiasmo, la creatividad y hasta cierta espiritualidad que aplican en su trabajo. Al mismo tiempo, es una empresa profesional y seria que esta creciendo rapidamente y ya exporta a Estados Unidos, Europa y otras partes del mundo. Sus ventas han duplicado el año pasado y Wakami acaba de presentar su nuevo branding enfocado en el mercado de moda. Trabaja con una diseñadora profesional que se inspira en los ultimos trends de la moda y la riqueza cultural de Guatemala. Liz, la diseñadora, cuenta: ´El contacto con las comunidades es lo que me mueve, me inspira. Las mujeres me enseñan más a mí que yo a ellas´. Al final estamos haciendo algo más que moda. Wakami te ayuda a conectarte con ti mismo.´ Esta filosofia se ve reflejada en los diseños, que tienen una historia detrás y sobrepasan la artesania tradicional en calidad y diseño.

Los negocios incluyentes a traves de empresas sociales requieren mayor tiempo de incubacion y acompanamiento que empresas regulares. Pero son capaces de llegar a ser autosostenibles y obtener el mismo nivel de exito, e incluso más. ICCO cree en este modelo de negocios y esta orgulloso de aportar al éxito empresarial de las mujeres Guatemaltecas a traves de Kiej de los Bosques.